¿Cómo funciona un Cover Up?

En Tattoo, un Cover Up, es la técnica que tapa un antiguo tatuaje que se necesita mejorar o en los casos más necesarios tapar por completo. La palabra viene del inglés y significa «cubrir».

Los diseños mayoritariamente requieren de mayor técnica, esfuerzo en composición y variación de tamaños. Para ello influye el método previo aplicado, forma de tatuar del anterior profesional, tipo de tinta y cuántos años lleve ésta en tu piel, si la piel tiene o no relieve, cicatriz o similar; etc.

Existen varios casos por los que podemos considerar el Cover Up la mejor opción: malas praxis de gente no cualificada (lo barato sale caro), errores del pasado por diversos motivos o por cambio de preferencias.

En ocasiones dependiendo del resultado que busquemos o del tatuaje que tengamos, se podrá recomendar una o varias sesiones de láser de eliminación de tatuajes previas a la realización del Cover, aunque en la mayoría de los procedimientos que realizamos en nuestro estudio no es necesario.

La cita previa para realizar un diseño acorde es casi 100% necesaria ya que hay que investigar proporciones y técnica a aplicar antes de la sesión de realización del Tatuaje. También para ver las posibilidades y que os podamos comentar las opciones escoger e informaros de nociones básicas de composición y colorimetría que hay que tener en cuenta necesariamente.

Tenemos como preferencia a su vez el Cover Up -en nuestro caso- para ciertos tipos de malformaciones cutáneas, cicatrices (simples, hipertróficas o queloides), manchas, post operatorios, vitíligo, etc. En ésta variante debemos tener en cuenta que hay ciertos casos médicos o ciertas enfermedades de la piel que no serán tratadas con Micropigmentación o tatuaje salvo previo consentimiento médico.

Éstas prácticas no hacen desaparecer los relieves en caso de que los hubiera, pero sí ayudan gracias a los diseños específicos (generan un efecto óptico con el que «engañamos al ojo») y la buena formación previa a disimularlos notoriamente y en muchas ocasiones, que sean casi imperceptibles.

En cualquier caso, todos nuestros diseños los realizamos con carácter personalizado e intentamos que sean siempre únicos, adecuando todos nuestros conocimientos artísticos a cada proyecto. Es entonces donde haremos un cálculo aproximado de precio por sesión.

Cada procedimiento requerirá  de una o varias sesiones, dependiendo de la dificultad, tamaño o lesión previa de la piel. Siempre intentando que sea lo menos posible y respetando las frecuencias entre sesión y sesión que recomendemos según cada proceso.

Pese que la realización del Cover Up es más difícil y compleja en cuanto a diseño y procedimiento, nos apasionan los retos y cuanto más complejo en nuestro caso, mejor 😉

¿Quieres ver más ejemplos? http://www.sanmantattoo.com/tattoo-portfolio/cover-up/